domingo, 16 de agosto de 2009

Incompetencia

Es la principal palabra para definir a las tiparracas de secretaría de mi facultad: INCOMPETENTES. Y por culpa de esa incompetencia me han tenido con los ovarios de corbata y cabreada.

Todo empezó el lunes 3 de agosto, que cogí un barco hacia Tenerife para hacer la matrícula. Despertarnos a las 5, coger un barco a las 7, para llegar a las 10 (casi) a la uni y que me digan que llevan una hora currando las incompetentes, y solo van por el número 8. Y yo con el 35.

En ese momento también me entero de que sólo están atendiendo 2 personas porque había 4 personas que habían cogido la baja (esos se fueron de vacaciones adelantadas). Y claro, las que quedaban eran las que eran tan ancianas que ni siquiera se aclaraban usando el ordenador. Si es que esa mecanografía de dedos índices era digna de ver... Aunque también estaba la jefa de secretaría aka "La loba" que va pintada más que una puerta, que lleva unos taconazos de infarto, y un vestido azul que parece un reciclaje de un uniforme de señora de la limpieza, y además es una borde de cojones.

Pasaban las horas y más horas, y solo podías oír tus pensamientos de indignación, a la gente cabreada, y alguna que otra voz que decía por qué número iban. Y en una de esas, me entero de que habían dado hasta el número 85, cuando de normal solo dan hasta el 50. Y para colmo trabajaban con una rapidez...abrumadora. Más o menos a 3 ó 4 personas por hora. Pero coño, que no es tan difícil, ni se tarda tanto: entregar unos papeles, que apunten tus asignaturas y sus turnos, si tienes familia numerosa, beca, e imprimir la carta de pago. Claro que mucha gente venía con toda su pachorra y cuando le tocaba rellenaba los papeles en la mesa con la de secretaría (cosa que solo comprendo para los que empiezen en primero). Y la loba diciendo todo el rato que nos fuéramos a hacer la automatrícula blabla porque no podían garantizar que nos atendieran a todos. MANDA HUEVOS.

Mis amigas, mi chico y yo ya cabreados, cansados (por estar más de 3 horas sentados en el suelo y después de los madrugones). Lo peor es que yo estaba acojonada porque no podía volver otro día a Tenerife, porque encima me tendría que pagar yo el billete.

Finalmente, con algo de suerte, quedando 10 minutos para que cerraran el chiringuito, dicen mi nombre. Casi me da algo. Si es que no me lo creía parecía que eso no iba a llegar. Todo iba bien. La tipa apuntando mis asignaturas de tercero, las optativas, me pregunta sobre los turnos de mis asignaturas 3 veces, cosa que aclaré bastante bien: todas las asignaturas son de tarde, excepto las optativas que son de mañana. Y ella incluso parecía haberlo comprendido.

Pues a las 14.00 conseguimos salir de allí. Joder! Qué eficaces, 5 horas para entre 2 personas solamente atender a 18 como máximo (ya que los demás hacían automatrícula). Luego pasamos el día allí, con una buena comilona y un buen barraquito (a los que tan adicto se vuelve él cada vez que viente a Tenerife). Muchas risas y demás, agradecidos por haber tenido suerte.

Pero, no podía ser tan bonito. Cuando estábamos esperando para coger el barco de vuelta, Patri me manda un sms alarmante. Nos habían mezclado los turnos de las asignaturas. Y tengo unas por la mañana y otras por la tarde (sin contar ocn las optativas que estaban bien puestas).

¡¡¡ESTRÉS!!!

Así, que me pasé desde la mañana siguiente hasta el pasado jueves, llamando todas las mañanas para que me solucionaran el problema. Pero en Secretaría nadie contesta porque tienen el teléfono descolgado. Llamo a Conserjería y todas las mañanas me dicen lo mismo, que no me pueden pasar con Secretaría, porque ahora solo hay una sola persona atendiendo, que la loba y otra más están ahora de baja. Más estrés.

Pues todos los días haciendo la rutina de llamar a Conserjería explicando un par de veces el problema sin que me dijeran nada. Hasta que el jueves, decidida a que si no me contestan pues llamo al Decano, llamo a Conserjería, le doy un poco de prisa al tipo y que yo no puedo ir, y al día siguiente se acababa el plazo de matriculación y por fin me dice algo útil.

Conclusión: Que supuestamente no pasa nada porque el turno que tengo en primero es el que tendré toda la carrera a menos que presente el cambio de turno y que puedo exigir en septiembre que me lo cambien sin problema porque como no he presentado ningún papelito de cambio de turno, se demuestra que es un error de ellos.

TANTO ROLLO Y TANTA PREOCUPACIÓN PA' ESO. Coño, ya me lo podría haber aclarado el primer día que le conté mi problema...


3 comentarios:

Mariann dijo...

arrrrrr que asquito de gente, a mi me ponen de los nervios! bueno al menos está solucionado, espero que ahora en septiembre no te pongan ni una pega!!

Velvet_tears dijo...

Que asco de gente de verdad...y lo peor es que seguro que lo hacen todos los años igual....yo tb me harte un poco de los de mi insti pero al menos no fue tan grave como lo tuyo. menos mal que tienes todo arreglado!!!
besoss

Jaurne dijo...

Joooooooooder, MÁTALOS!!

En Septiembre os cuentas si necesitas que vayamos con el pasamontañas a partir piernas xD